numero de visitas

domingo, 7 de noviembre de 2010

MADRID Y SIN MIURAS







Editado por Vazqueño:

Ganaderías bienvenidas en Madrid (I). Miura.

31 de Mayo de 2005. Esa fue la última vez que la sufrida afición de Madrid pudo ver la impresionante estampa de los toros miureños, dos de ellos fueron devueltos a corrales por inválidos para la lidia. La terna estaba compuesta por El Fundi, José Ignacio Ramos y Padilla. Aquel día, que muchos recordaran por el impresionante aguacero que calló en la plaza, los toros con el legendario hierro de Miura decepcionaron por su pobre juego. Desde entonces han pasado más de cinco años ¿a qué se debe un castigo tan prolongado?
Muchos pensamos que esto no es un castigo de Taurodelta, más bien es una prueba más de su impericia y su arbitrariedad para gestionar la plaza de toros más importante del mundo. Si la política habitual fuese premiar a los que lo hacen bien y castigar por todo lo contrario, lo de Miura podría tener cierto sentido, pero Taurodelta no destaca por esto precisamente porque su gestión es un constante abuso, he aquí una prueba más de ello.
Las corridas de Mirua que se han visto estos años han sido de juego muy variado pero siempre interesante para los aficionados a toros. Llama la atención que cada vez más a menudo se ven animales que terminan pastueños para la muleta y ofrecen la oportunidad a los toreros de torear más relajados que lo acostumbrado con los miuras. Recuerdo varios en la miurada de El Pilar 2009 y uno que sorteo Padilla en la Feria de Abril del presente año. Pero tampoco se piensen que se trata de los borregos al uso porque los miuras aprenden rápido, son muy cambiantes, así que el torero debe andar muy listo para aprovechar las dos o tres tandas que regalan con franqueza. Afortunadamente, en las últimas temporadas han sido muchos los toros que hemos visto con el comportamiento prototipo de Miura, animales de mucho poder con una inteligencia inusual, agresivos, con un cuello largo y extremadamente ágil, duros de pezuñas y complicados de tumbar con la espada. Aún recuerdo un ejemplar que lidio Rafaelillo en la miurada de Pamplona de este año que tuve el privilegio de presenciar, un auténtico pájaro que no se dejaba echar mano con el descabello y que, con una estocada hasta la cruceta, se arrancaba a por el diestro cada vez que éste intentaba darle muerte con el estoque de cruceta, así durante varios minutos; de los toros más recios que yo he visto.
¿Y qué me dicen del trapio de estos toros? simplemente espectacular.
En resumidas cuentas, desde este humilde portal, reivindicamos la presencia de Miura en nuestra plaza en la temporada 2011, es más, ya debería estar reservado el encierro para Madrid. Hacerse con los ejemplares de mayor cuajo no es cuestión baladí dado que Miura cuenta con una serie de plazas en la que su presencia es prácticamente fija, igual que siempre ocurrió con la plaza de Madrid porque, como todos sabemos, Miura siempre ha sido un clásico en Madrid.
Taurodelta: espabilad!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario