numero de visitas

miércoles, 23 de mayo de 2012

El fraude Domecq

Y horas antes de que comenzara la corrida de Juan Pedro Domecq, el mundo taurómaco descubría un azulejo para premiar a dicha ganadería. Perdonen mi atrevimiento, pero si de mi decisión dependiera galardonar semejantes animales. Con enorme entusiasmo y profundo espero, mandaría encargar una norme losa de unas siete toneladas aproximadamente. Para sentenciar de por vida y para toda la eternidad la estirpe Domecq. Con solo escuchar Juan Pedro Domecq ya uno acude a los toros con dolor de estomago y posibles diarreas. Para argumentar todo lo anterior y quizás me quede corto, los seis berberechos negros solo fueron capaces de tomar una sola vara por nueve arañazos. Mala presentación, sin cuajo ni remate y acochinados. Inválido el primero, segundo. El tercero manso, cuarto rajado, quinto, noble sin torear y sexto manso rajado y descastado hasta el punto de echarse en el suelo. Morante que de tonto no tiene ni un pelo, bien sabe escoger ganaderías que le permitan justificar su actuación, sin que pase malos ratos. Sus animales como vienen siendo de costumbre, fueron sosos descastados, sin peligro, sin fuerzas y de comportamiento aborregado. ¿Es casualidad o está vendiendo pesetas a duros? Pitado en sus dos actuaciones. Talavante los cuatro pases que dio en la muleta, fueron sin apreturas y cuidando al toro. Con su segundo abuso de pico y mala colocación. El mexicano Juan Pablo Sanchez no tuvo toro y tampoco aprovecho lo poco que tenía el segundo, un animal que lo poco que tenía lo tenía por el izquierdo, aburriendo al cornúpeta. Desesperación del público que estuvo dando leña toda la tarde

2 comentarios:

  1. Yo si fuese Bilbao o Pamplona cambiaría de ganado que aún están a tiempo.Ya van tres iguales este año: Madrid, Sevilla y málaga.

    ResponderEliminar
  2. Porqueria! Y coños los que organizan esa porqueria, los que "torean" animalitos invalides, y los que pasan a la taquilla.

    ResponderEliminar