numero de visitas

viernes, 1 de octubre de 2010

SACADO DE BURLADERO(OPINIÓN EL ABOGADO DEL DIABLO Acabar con la sombra del afeitado)


Faltan tan sólo dieciocho días para que termine la temporada con el ‘último toro de Jaén' y, salvo error o desconocimiento, sólo tres toros han sido mandados a analizar por presunta manipulación de las astas. Uno de Torrestrella lidiado en Logroño y dos más de Hermanos Tornay en el modestísimo coso de Daimiel, en Ciudad Real.

Sin embargo, basta con ver las protestas de los aficionados a través de las diferentes redes sociales o las veces que desde este medio hemos denunciado la presunta manipulación, para comprobar que existen serias dudas sobre la integridad de los toros que se lidian tanto en ruedos españoles como franceses.

En un momento en el que el toreo es atacado por todos los frentes, no basta sólo con mantener una reunión ‘informal' con la Ministra de Cultura ni las buenas intenciones que González Sinde haya querido transmitir a los toreros. Tampoco es de fiar un gobierno que va de desbandada en desbandada. El cambio de Ministerio, con sus pros y sus contras, no es el elixir a todos los problemas internos que tenemos. Que haberlos, haylos.

Incrementar el análisis post-mortem de las astas sólo traería cosas positivas al toreo. Cuidemos el toro, por favor...
Por eso, para evitar suspicacias y malos pensamientos, ha llegado ya la hora de tomar medidas. Aprovechando la unión que parece haber nacido tras la infamia de Cataluña, es necesario crear un organismo o aprovechar los ya existentes como la Mesa del Toro para acabar con la sombra del afeitado. Para lo que se requiere dinero. Invertir en la Fiesta para mejorar la Fiesta.

Incrementar el análisis post-mortem de las astas sólo traería cosas positivas al toreo. Las figuras, si de verdad no tienen nada que temer, deberían ser las primeras en difundir los resultados. Se evitaría así que nadie pusiera en duda su honradez y la integridad de este espectáculo. Pero también sería un golpe de efecto para aquellos antitaurinos que se agarran a las teorías del ignorante de Mosterín para negar la verdad y la dificultad del toreo.

Ya sea en una plaza de primera, segunda o tercera categoría, cualquier persona que se deja su dinero en taquilla tiene el derecho de presenciar un espectáculo íntegro. No tiene sentido pagar la mortadela como si fuera jamón del bueno. El pasado domingo, mientras Morante y El Juli lidiaban una impresentable corrida en Sevilla, Enrique Ponce mataba otro vergonzoso encierro de Ana Romero en San Fernando. Esa no es la Fiesta que queremos ni la que hay que dar a conocer.

Cada plaza tiene su toro. Ni a Alicante se le va a exigir el toro de Sevilla, ni al de Sevilla el de Madrid. Pero cuidemos el toro, por favor. Así luego tendrá más sentido que nos sentemos con Rubalcaba para exigir el cambio de Ministerio. Que el toreo sí es Cultura. Y su verdad es la que hay que difundir

No hay comentarios:

Publicar un comentario