numero de visitas

domingo, 13 de marzo de 2011

DOS BUENOS PARES Y UNA VUELTA DE RISION


<

PRIMERA DE LA TEMPORADA EN MADRID

Para que no me tachen de negatividad, que siempre veo lo malo, que todo esta mal y que siemrpre estas en contra de todo, pues empezare con la parte positiva. Resulta que quien menos tiene que arriesgar es el que mas se la juega. Así nos lo dejo el señor David Adalid o mejor dicho don David Adalid. Fue lo mejor de la tarde, unos pares dejándose ver asomándose al balcón arriesgando aguantando con profesionalidad y dedicado a la afición. Este señor hizo lo que no hicieron los novilleros, que mas que al publico de Madrid torearon para sus paisanos con hermosas faenas de verbena.

Los astados de la Dehesilla, recolectados de algún vertedero tomaron un total de siete varas por un tumbo, gracias a la mala colocacion del caballo.
Animales mas bien flojos con un pelin de casta como fue el cuarto.
Sergio Blanco saco vistosos naturales a la primera ruina despachandole con un pinchazo y una entera. Con su segundo nos dio un recital de mala colocación, enganchones y toreo al sesgo que aquello parecía estar mas verde que un campo de golf, endiñandole una caída con desarme.
Adrian de Torres en su primer astado poco pudimos juzgar, dado que aquella ruina de animal tenia menos emoción que una gallina dando saltos en un corral. En su segundo toreo de linea recta, toreo de largas distancias y de carreras.
Gomez del Pilar es un chaval con ilusión, con nervio, con ganas, con hambre, con conocimiento. Con todas esas cosas menos con los elementos necesarios para estar en el mundo de la tauromaquia. Nos ofreció un toreo de descolocacion, de desarmes, de pases despegaos y arrimones de cobarde o mejor dicho cuando el animal esta en las ultimas. Siempre mirando a la galerita, buscando el aplauso fácil, los antiesteticos desplantes que da la sensación que uno tiene la obligacion de aplaudir. Resumiendo, toreo perrero. Con su segundo fue el sumun del sumun, arrimones y penosa colocacion dejándose la ventana al descubierto, constandole un revolcon. Saliendose de la suerte a la hora de entrar a matar. Dando una vuelta de ridículo a gusto de sus paisanos.


1 comentario:

  1. Estoy de acuerdo con la opinión que dejas. Pésimo juego del ganado, cosa que ya se preveía visto lo visto la temporada pasada, animales chochones, con las fuerzas justas, noblotes y bajos de casta en general.
    Con las ganaderías programadas por Taurodelta para este comienzo de temporada, no parece que en las próximas novilladas la cosa mejore, un auténtico pestiño de ganado que va en contra de la Fiesta y no hay por donde cogerlo.
    Saludos.

    ResponderEliminar