numero de visitas

miércoles, 1 de septiembre de 2010

JOVEN APALEADO


Me han tomado huellas y me han hecho fotos. Me siento como un etarra. Esto es como una película, con las esposas como si fuera un delincuente. Estoy indignado". Con estas palabras describía Julián Carretero, de 23 años, el incidente en el que se vio involucrado el pasado día 28 de agosto junto a la plaza de toros de Colmenar Viejo.

Como cualquier día salió de trabajar en una tienda de pintura de Arganda del Rey y decidió acudir con su padre a una corrida de toros de la Feria de Nuestra Señora de los Remedios, la segunda más importante de la Comunidad, con motivo de las fiestas patronales de la localidad. "Yo soy muy taurino, trabajo y voy a los toros", afirma Carretero.

Una hora antes de la corrida, Julián Carretero y su padre, de 58 años y del mismo nombre, se acercaron a la Plaza 'La Corredera' y se encontraron con los integrantes de un grupo antitaurino que se manifestaba contra la Fiesta.

Días antes, y con carteles por todo el pueblo, este grupo ya anunció sus intenciones y con un 'Basta de tortura, Colmenar antitaurino', se presentaron en la plaza. Alrededor de 100 antitaurinos gritaban "asesinos" a los aficionados que iban llegando a sacar su entrada para la corrida.

El ambiente se crispó, según cuenta Julián Carretero, cuando llegaron grupos de jóvenes 'taurinos' pertenecientes a las peñas del pueblo que "cantaban 'Que viva España'".

La tensión del momento obligó a que agentes de la Guardia Civil del grupo GRS (Grupo Rural de Seguridad) crearan un cordón de seguridad entre el grupo de antitaurinos y el improvisado grupo de taurinos que se estaba formando en la plaza. Entre ellos se introdujo Julián Carretero y su padre, para preguntar qué es lo que ocurría, según cuenta el propio Julián.

En ese momento un joven del grupo taurino "tiró un globo de agua (al los manifestantes antitaurinos) y los agentes le sacaron del grupo. Llegaron los amigos del chico para defenderle y todo pasó en cuestión de 10 minutos". La Guardia Civil también le separó a él del grupo: "Yo ni conocía a los chicos, pero vinieron dos policías, me tiraron del polo, me sacaron del grupo y me dejaron entre los taurinos y los antitaurinos".

Mientras tanto, su padre gritaba pidiendo ayuda y unos "secretas" que estaban entre el público también acudieron a cogerle intentando hacerle una zancadilla. "Después me apartaron detrás del cordón de policías y entre cuatro o cinco me cogieron en volandas, como un perro, me pusieron la porra en el cuello, que yo creía que me quedaba sin aire, me retorcieron las muñecas y me pegaron".

Sangrando, otros cinco o seis agentes, según cuenta, le llevaron a una explanada junto a la plaza de toros donde un ambulancia le atendió y después le trasladaron al centro de salud donde le realizaron un parte de lesiones, donde se especifica una "herida contusa en el pabellón auricular derecho, contusión en el oído derecho, contusión cervical izquierda y contusión posterior en el codo derecho".

De ahí fue trasladado al cuartel donde permaneció hasta las 20.30 horas, momento en el que salió por la intervención de su abogado y teniente alcalde de Colmenar, Miguel Ángel Santamaría.

Con el parte en la mano, padre e hijo acudieron a denunciar al cuartel de la Guardia Civil de Morata de Tajuña y después volvieron a la plaza de toros donde continuaba la corrida. "'Toreros defended la Fiesta que mira como me han puesto', dije a los toreros y toda la plaza se puso a aplaudir", recuerda el propio Julián Carretero, "aunque detrás estaban los mismos 'policías' y a empujones me echaron a la calle".
Juicio rápido y sin una de las partes

A las 10.00 de la mañana del día 30 se celebró el juicio rápido en Colmenar Viejo ya que cuatro agentes de la Guardia Civil le han denunciado por agresión. "El juicio se ha celebrado y no se han presentado, por algo será", explica Carretero.

A pesar de que ya tenía que estar camino de sus vacaciones, Julián Carretero ha vuelto a los toros en Colmenar, pero los "policías eran todos nuevos". Sigue en Morata denunciando esta supuesta agresión puesto que quiere que esto se sepa para que no vuelva a pasar. "Todo Colmenar lo sabe y todo el mundo está conmigo ¡Esto es para vivirlo!".

Desde la Guardia Civil aseguran que el joven fue detenido por un delito de desórdenes públicos y que el asunto se resolverá por vía judicial. SEGUN EL MUNDO

No hay comentarios:

Publicar un comentario