numero de visitas

sábado, 8 de junio de 2013

Alcurrucen de; NOTA BAJA con una oreja justita de Adame




Para poder  apreciar una corrida de toros, lo primero que tenemos que tener en cuenta es el trapío, la seriedad del animal, que inda miedo y respeto. Y  parece ser que la empresa Taurodelta esa serie de detalles le tiene sin cuidado, con tal de ahorrarse unos cuartos.

Corrida de desigual presentación,  metiendo dos animales impresentables en tercero y cuarto lugar.
Blandas en el acero pues tomaron cinco varas de verdad por ocho refilones más un tumbo. Casi todos los bichos se dejaron, aunque faltos de transmisión y nobleza en abundancia a excepto del segundo que estuvo más encastado.

El Cid pierde el rumbo y desciende a los infiernos, abusando de la mala colocación y pico de la muleta.

Adame es un chaval voluntarioso, aunque poco artístico. Bien con el capote pero mal con los aceros. Oreja sin protestas, tras haber pinchado y escuchado un aviso. Mal en entender los terrenos del bicho, sacando el manso a las afueras.

Juan  Pablo Sánchez pareció tener buen estilo con su primero,  pero todo se esfumo cuando llego el segundo.  Obeteniendo una faena de enganchones y muy fuera de la cara del toro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario