numero de visitas

viernes, 8 de enero de 2010

MANUEL GARCIA Y CUESTA (EL ESPARTERO)

MEMORIAS DEL VIEJO TIEMPO
MANUEL GARCIA Y CUESTA
(1865-1895)
EL ESPARTERO
Matador de toros nacido en Sevilla el 18 de enero de 1865.Su apodo bien de una espartería que tenía su padre. Se incorporo a la cuadrilla de Cirineo, como banderillero proporcionándole numerosos festejos, alternados por numerosas capeas y a veces toreando de muleta a hurto de vaqueros, sobresaliendo por su audacia con los toros. El día 1882 torea como banderillero en la cuadrilla de Cirineo en Sevilla. En el invierno de 1882 al 1883 se mete en las fincas de reses bravas de forma clandestina, terminando en la cárcel y allí le saca Antonio Miura, y de uno de estos incidentes le une a la ganadería de Concha y Sierra. En 1884 torea sus primeras corridas y fue objeto de homenaje entusiasta por sus faenas. Sus hazañas de Callaza de la Sierra habían llegado a oídos de los aficionados, por su valor y el mismo Desperdicios se convirtió en su consejero. En 1885 actuó varias veces como matador y el 5 de julio en Sanlúcar de Barrameda por caer heridos todos sus compañeros estoquea la corrida entera entre grandes ovaciones. En Sevilla se presenta como novillero demostrando mucha valentía. En sucesivas actuaciones fue aumentando su cartel y su popularidad en Sevilla en términos increíbles. Su fama crece y crece, no solo ante los aficionados sino ante los periódicos y revisteros, y su nombre se cotiza como el más eficaz novilleril para llenar plazas. El Gordito le da la alternativa al Espartero con un estruendoso éxito con toros de Saltillo. El día 17 del mismo mes toreo en Zalamea como novillero y recibió una cornada. Por un error Gordito le da la segunda alternativa con toros de Miura que anduvo con muchos atropellos y achuchones. Se presenta en Madrid en 1885 con Fernando el Gallo y no anduvo muy lúcido. En 1885 tora dos en Sevilla y tal era el entusiasmo que no hay corrida donde no esté él. La temporada de 1886 sufre unas 15 cogidas siendo la más grave en el Puerto de Santa María .En 1887 presentación apoteósica en Ronda. Estuvo desgraciado en la beneficencia de Madrid, teniendo un gran éxito en Tarragona y Sevilla. Otra cogida grave en Cabra. En 1888 se enfrenta con el Guerra surgiendo disputas, peleas, estacazos, palos y puñaladas entre los partidarios de uno y de otro. En Madrid torea cinco corridas y el público le respeto, pero a la hora de matar un desastre. En 1889 torea en Sevilla realizando una brillantísima faena y en Bilbao tuvo que matar un toro en el callejón. En 1891 fue la temporada más gloriosa. En Madrid logra torear una corrida de Saltillo de forma muy brillante. El 7 de julio entre una fuerte lluvia y un enorme barrizal realizo la mejor faena de su vida, con un viento huracanado. Repitiendo triunfos en otras plazas alternando con numerosas cogidas, destacando una en la mano, que le dejo los huesos al descubierto. En 1892 corresponde con ese coraje de amor propio y pundonor, llegando a oponerse a que matase Guerrita un toro, al recibir el Espartero una cornada en el pecho, saliendo abundante sangre y luchando a brazo partió el Espartero con la policía. En 1894 es contratado en la plaza de Madrid para torear una de Miura con Zocato y Antonio Fuentes. Es cogido al entrar a matar a Perdigon, colorao y astifino (bien armao) y al caer al suelo contrajose las rodillas con la barba y estirase después como electrizado muriendo a los 20 minutos. El cadáver fue cubierto con una de las sabanas de la cama. Su semblante, blanco como la cera no había perdido la sonrisa y tanto en Sevilla como en Madrid fue una explosión de sentimiento popular.

No hay comentarios:

Publicar un comentario