numero de visitas

martes, 29 de noviembre de 2011

MALDITA IGNORANCIA



Algunos no cambian, pero lo más chistoso del asunto además de ignorancia taurómaca pueden agregarse el no saber ni mentir
Tomo nota de unas declaraciones de Don Simón Casas ;
Luego también ha dicho que hay que hacer caso y atender al aficionado, sí. Pero que al tonto, no. Ha hablado del secuestro de la plaza por unos pocos y esas cosas.
A mí me queda la duda de cuáles son los criterios para separar aficionados de tontos. Por ejemplo, si quieres que se lidien en Madrid encierros de Saltillo, ¿eres tonto o aficionado? Si te gustaría ver en San Isidro un cartel tipo toros de Cuadri para "El Juli", Manzanares y Fandiño, además de un iluso, ¿eres tonto o aficionado?
Análisis más sesudos, inteligentes y libres encontraréis a miles (bueno, algunos) por ahí, pero es que esto me ha llamado la atención
. Por lo demás, está muy bien tener a alguien como Simón Casas en estos eventos tan rácanos para fotografiar. Siempre te da algo de juego.
Bueno pues con dichas palabras me presento;
Soy un tonto y amigo de muchos tontos que aspiramos a ser aficionados, pagamos con nuestro esfuerzo no solamente el abono si no que también acudimos a la mayoría de festejos en la temporada venteña y demás plazas. Dichos tontos compramos libros, investigamos, escribimos en los blog, debatimos las corridas, redactamos crónicas, sufrimos, llegamos asta el éxtasis cuando nos emocionamos con toros y toreros etc…..
Mucho de esos tontos, llevan más años en la plaza que la edad que pueda tener el baúl de Coquita Piquer y siguen tomando nota de sus propias conclusiones. Pero eso si seguimos igual de tontos y no aficionados.

Ahora bien analicemos entonces a los listos aficionados:
Resulta que los aficionados más cabales son los guiris y autobuseros que vienen a ver como consiguen triunfar sus paisanos siendo muchas veces la primera corrida o novillada que ven en su vida.
Pues así es la plaza cuando termina el ciclo isidril, quedando la plaza repartida entre los tontos aspirantes a aficionados (dejando unos buenos dineros) , guiris y autobuseros.
Parece ser que este señor se decanta por los guiris y los paisanos amiguetes de toreros o novilleros, tomando más en serio a un 50 chinos que la clientela habitual que religiosamente pagamos nuestra entrada y abonos manifestando nuestro amor por la fiesta.
MALDITA IGNORANCIA la de este hombre, y no darse cuenta que somos el último reducto de aficionados tontos que quedamos aquí. Quizás tenga razón en llamarnos tontos, ya que contribuimos a llenar su bolsillo y aparte de cornudos nos apalean.
Ustedes empresarios tienen la sartén por el mango y podréis seguir friendo a la afición con insoportables ciclos isidriles, pero ojo que algún día no muy lejano os quemareis siendo irreversible el remedio.
Por cierto Don Simon Fandiño ya toreo los Cuadri y nuestra ilu se cumplió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario