numero de visitas

martes, 18 de septiembre de 2012

Y QUE PASO CON LA NOVILLADA EN MADRID CON ESE PAVITO


Pavito lidiado en sexto lugar
 
Todos esperábamos con entusiasmo la acreditada y legendaria  ganadería de Concha y Sierra. Salieron novillos de precioso  y variado pelaje con un trapío aceptable aunque sin exageraciones.  Aquella tarde hubiera sido una tarde normal aunque con ciertos matices. Pero en el último novillo  y en el último momento de sentenciar la novillada despertó la casta, sea mala o buena pero despertó.

El último novillo de nombre Pavito de 528 kilos que aunque no hizo pelea en el caballo. Se fue al desolladero con  once descabellos, cuatro pinchazos, una media y cuatro de puntillero. Hirió al novillero dándole dos buenas cornadas que tuvo que ser intervenido en la enfermería, sonaron  los tres toques de clarín y a un así le quedaban fuerzas para seguir dando cornadas.

Unos decían que quizás pudo ser una castigo divino por a haber dado la vuelta al ruedo el novillero debutante Jesús Chover que aunque estuvo inexperto, si estuvo voluntarioso.

Los novillos a duras penas cumplieron en el caballo, tan solo fueron catorce entradas por tres puyazos de verdad. Primero fue noble flojo con pases justos, el segundo noble toreable por el izquierdo, el tercero noble sin picar, el cuarto flojo , el quinto mal lidiado flojo y el sexto manso encastado.

El novillero Ivan Abaloso anduvo muy flojito y con muchas precauciones con sus dos oponentes, perdiendo muchos pasos y muy descolocado.

Ángel Puerta se le podría suspender perfectamente y sin remordimientos la asignatura; los terrenos del toro. Trabucando constantemente los terrenos del bicho. También se empeño en cambiar los terrenos a su segundo animal.  Ni siquiera le paro de salida y peor fue la lidia que le dieron.

Voluntarioso y en novillero estuvo Jesús Chover  que intento tapar sus carencias con su enorme voluntad. Con poco conocimiento pero con hambre de triunfo se dejo ver con el capote, realizando unos quites originales y también destaco ciertos pares con los rehiletes. Con la muleta no fue su fuerte. Pudiendo más los nervios que la serenidad. Vuelta al ruedo con protestas y dos cornadas en su segundo.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario